Barcelona / 27-05-2018 /

El pasado domingo 27 de mayo unas mil personas se han concentrado en Plaza Urquinaona bajo el lema “nacionalismo es supremacismo”.

La manifestación ha sido convocada por grupos ultraderechistas como Somatemps, Coordinadora por Tabarnia, Democracia Nacional, Catalanes por la Ley, Borbonia Oficial y Unió de Mossos per la Constitución, con la intención de “denunciar la discriminación que sufren muchos catalanes no nacionalistas”. Una afirmación totalmente contradictoria visto que algunos participantes se han destacado por hacer saludos fascistas y llevar simbología nazi. Ademas la ideología de partidos como Democracia Nacional se caracteriza por una fuerte componente racista y supremacista, como se puede observar en todas las campañas de los últimos años contra la inmigración.

La movilización ha arrancado a las 12h en dirección del Ayuntamento de Barcelona al son de gritos como “Puigdemont a prisión” , “Catalanidad es hispanidad” y “En pié, si eres español” y al final del recorrido, en Plaza Sant Jaume, los participantes han protestado contra el lazo amarillo colgado en la fachada del Ayuntamento y han leído un manifiesto. Luego, muchos de ellos han seguido hasta la Barceloneta donde han colocado por todos lados toallas de la bandera española.

Los grupos que han desfilado ayer por Barcelona son de entre los más fascistas, nacionalistas y supremacistas que hay en Catalunya. Es curioso su uso del lenguaje, cosa que comparten con la mayoría de los grupos de ultraderecha europeos: intentan hacer calar su ideología en la sociedad utilizando un discurso de doble filo.

En definitiva el fascismo se cura leyendo.

Giulia Tarquini / Krasnyi Collective BCN